Desmontando los grandes mitos sobre la masturbación femenina

Desmontando los grandes mitos sobre la masturbacion femenina

Solo los hombres se masturban. Ellos son los únicos que se dan placer en solitario, juegan al cinco contra uno o exploran el terreno con su soldadito a la cabeza. Y, por supuesto, la masturbación es una de las mayores aberraciones humanas que se hayan conocido. Si la practicas muy a menudo, se te caerán las pestañas y aparecerá una enorme flecha de neón sobre tu cabeza que te dejará en evidencia allá donde vayas. Bromas aparte, todavía seguimos creyéndonos numerosos prejuicios que pesan sobre el autoerotismo. ¿Por qué las mujeres no iban a masturbarse? Desmontamos los grandes mitos sobre la masturbación femenina.

Mitos masturbacion femenina

Yo, mí, me, conmigo

Al contrario que los chicos  -siempre predispuestos a compartir con sus colegas algunos trucos o experiencias onanistas-, a nosotras nos cuesta mucho más hablar del tema. De hecho, da la impresión de que más que pudor nos provoca vergüenza. ¿Acaso conocéis a alguna que se haya animado a contarle a sus amigas -en un contexto normal, no después de una ronda de tequila, claro- que se lo pasa de miedo a solas en su habitación? Todo ello tiene mucho que ver con la demonización de la sexualidad femenina (demos gracias a la Iglesia) y pesa como una losa sobre nosotras. Nada de disfrutar del sexo, así que nada de aventurarse en cuevas oscuras sin un soldadito como guía…

Masturbacion femenina

Masturbación en femenino

Es difícil ofrecer demasiados datos sobre ella, sobre todo teniendo en cuenta lo poco que se habla de su práctica. En general, las mujeres tendemos a masturbarnos en la cama, antes de dormirnos. Eso sí, a diferencia de muchos hombres, no siempre necesitamos estímulos visuales (rollo porno) para excitarnos. Y no solo lo hacemos a solas, sino que también accedemos a masturbarnos delante de nuestros chicos para ponerlos a mil. Para todas las que todavía se sonrojan al mencionar este tema, ahí va un dato objetivo: la masturbación femenina ayuda a ejercitar la vagina y a mejorar su elasticidad. ¿Te animas a hacer unas cuantas piruetas?

Puede que te interese leer nuestro artículo sobre la eyaculación femenina en la masturbación.

Deja un comentario

error: